Acompáñanos en la próxima edición de TEDxCibeles

TEDxCibeles Blog

Posts worth spreading
5
May

Un microsegundo en esta época del Big Data vale más que nunca.

Todo el mundo habla de Big Data pero ¿hasta que punto un algoritmo puede cambiar mi vida?

Decisiones tan sencillas como puede ser, ir a tomar un café comienzan a ser diferentes debido al Big Data. Una conocida marca de cafeterias hace unos días ha presentado una app en los Estados Unidos que le permite a sus clientes ordenar su pedido de camino a su local más cercano y de esta manera reducir sus tiempos de espera.  Pero esta App o las que tienen en desarrollo otras conocidas marcas no solo suponen un avance de ahorro de tiempo para el cliente o de ahorro de costes para el restaurante.

Ademas proporcionan una fuente inagotable de datos/hábitos a las empresas de sus clientes que les permite dirigir su compañía con una visibilidad que hasta ahora nunca en la historia había sido posible. Tu, yo, somos clientes habituales de nuestros sitios preferidos, nos gusta sencillamente ir a un sitio determinado porque adoramos la forma en que nos atienden, que nos conocen, que nos saludan, todo muy de humano a humano. Pero a pesar de esto imagina que ademas de todo esto tuviéramos la inteligencia que proporciona un software que no solo permitiera que nos conocieran en nuestro restaurante habitual, sino que ese trato lo recibieras en cualquier restaurante de la cadena. Que se pudiera conocer que suelo consumir, como lo consumo y que me puedan ofrecer cosas nuevas relacionadas con mis pedidos habituales que no me decido a probar ya sea por pereza o por indecisión.

Tu experiencia en ese momento ¿no seria diferente? ¿No compartirías esta experiencia? Seguramente que si “lo haríamos”.

Pero esto solo es la cara amable del Big Data. Kevis Slavin nos presenta otra perspectiva mucho mas oscura donde unos nanosegundos pueden suponer beneficios o perdidas de millones de dólares. Donde las compañías en bolsa generan algoritmos de compra que ocultan sus movimientos y su competencia genera algoritmos de vigilancia para intentar averiguar que patrones están realizando e intentar adelantar a su competidor.

 


Las decisiones de compras, las toman en muchos casos maquinas en función de los parámetros introducidos por los humanos. Esos algoritmos y estas decisiones en muchos casos son tan rápidos que el tiempo ha tomado una nueva dimensión y un segundo se convierte en un tiempo inaceptable para cualquier decisión.

Y ese es el verdadero problema. Cuando la capacidad del ser humano se ve desbordada para entender lo que está ocurriendo y delante de nosotros solo tenemos una pantalla, con unos datos que no hemos ni interpretado, ya que nuestra capacidad no lo permite y es la maquina la que hace esto. Estamos más cerca que nunca de estar gobernados por un “Skynet” y apenas nos hemos dado cuenta de ello.

Las grandes compañías tienen la oportunidad de ser mejores empresas para sus clientes, pero tambien tienen un inmenso poder en sus manos, que deben emplear con conocimiento y sabiduría. La tecnología que ha permitido al hombre avanzar en los últimos 30 años más que en prácticamente toda su historia siga estando al servicio del hombre para lograr un mundo mejor.

Leave a Reply