Acompáñanos en la próxima edición de TEDxCibeles

TEDxCibeles Blog

Posts worth spreading
16
Dec

Sobre héroes y dobles identidades

SuperHerosFlamands_Batman_Robin_026-copy

Cuando saltó la noticia de la detención del “pequeño Nicolás” lo que más me atrajo fue su seudónimo, el mismo del personaje de René Goscinny. Lo demás no me pareció tan sorprendente. Es la historia de siempre. Aparentar, llevar una doble identidad y ser quienes no somos ¿Para qué sino existen los disfraces?

Sascha Goldberg es un fotógrafo francés. Precisamente uno de sus últimos trabajos ha consistido en retratar a los superhéroes del cómic como lo hiciese el pincel de un pintor flamenco del siglo XVII. Incide en esta serie de fotografías en el aspecto de la doble identidad con la que conviven estos personajes de ficción cuya única opción es el anonimato. Estos retratos, sin embargo, les dan una oportunidad para alimentar su narcisismo, al igual que los duques y nobles retratados en su época.

Quizás ese narcisismo al fin y al cabo es lo que nos pierde. No podemos ser héroes anónimos ni personalidades intrascendentes, o al menos como decía Warhol, todos deberíamos tener derecho a nuestros quince minutos de gloria. Lo hacemos a veces de la forma más inocente añadiendo detalles, medias verdades, que adornan nuestras historias una vez que hemos conseguido por un instante captar toda la atención. Como cantaba David Bowie “We can be heroes just for one day”.

La última novela de Javier Cercas “El impostor” habla también de esto, personalizado en la figura de Enric Marco. Este octogenario español fingió ser el prisionero nº 6.448 del campo de concentración alemán de Flossenbürg convirtiéndose durante décadas, hasta que le descubrieron en 2005, en el símbolo de las víctimas de los campos de concentración nazis cuando jamás estuvo allí. Cercas tuvo sus dudas para escribir sobre este personaje. No quería dar más cancha a un impostor que había utilizado la historia en su beneficio. Sin embargo, al mismo tiempo, se sentía atraído irremediablemente por el personaje y por lo que todos tenemos de impostores.

Escribió un artículo en El País Semanal titulado “Yo soy Enric Marco”. En una parte del mismo lo comparaba con dos personajes literarios como El Quijote o Emma Bovary que para él “no se conformaron con la grisura de su vida real y se inventaron y vivieron una heroica vida ficticia”. Para concluir, en el mismo artículo, que “hay algo en el destino de Marco, como en el del Quijote o la Bovary, que profundamente nos atañe a todos: todos representamos un papel; todos somos quienes no somos; todos, de algún modo, somos Enric Marco”.

Pero los héroes reales, a diferencia de los superhéroes, no necesitan de ninguna máscara. No juegan a dobles identidades. No se esconden. Simplemente son. Antes de dar el salto a la NBA, y ser el primer jugador español en lograr este hito, Fernando Martín fue preguntado por un periodista de TVE si se sentía como un ídolo para las nuevas generaciones de jugadores de baloncesto españoles a lo cual respondió “Yo creo que el estímulo o el ejemplo lo tiene cada uno. Yo no creo en los ídolos ni en los mitos. Creo que el carácter, la personalidad de cada hombre está marcada. Se va creando y el jugador que quiera hacerlo lo va a hacer pero no porque haya nadie allí”.

¿Por qué dedicar entonces ni 15 minutos a simular ser quienes no somos cuando podemos SER a tiempo completo?

Leave a Reply