Acompáñanos en la próxima edición de TEDxCibeles

TEDxCibeles Blog

Posts worth spreading
3
Dec

Nunca es tarde

Nos pasamos la vida poniéndonos metas y objetivos. Cuando no los conseguimos o sufrimos un revés en su consecución caemos en un estado de frustración. En esas situaciones olvidamos algo tan importante como que la vida es secuencial. Igual que en una partitura puedes dar una mala nota pero la música continúa, a pesar de un desafine o un desatino.

Pensé en esto cuando me enteré que Brandon Bass, ala-pívot de los Boston Celtics, había ido a una piscina para aprender a nadar a sus 28 años. Me di cuenta que no importaba que antes no hubiera tenido tiempo o ganas para aprender algo tan sencillo y natural. Lo importante es que ahora había decidido hacerlo, a pesar de lo ridículo que pudiera sentirse este bigardo, de 2,03 metros y 109 kilos, junto con un grupo de niños dentro del agua de una piscina.

article-2440925-18720F4600000578-132_634x411

Las marcas de ropa deportiva insisten en su comunicación comercial en los mensajes de superación como “Nada es imposible” o “Simplemente hazlo”. Lo trascendente de estos mensajes no se encuentra en el producto que quieren vender o el estilo de vida al cual se quieran asociar. Lo importante es que tienen razón. Que parten de un hecho verídico como que el ser humano tiene la capacidad de superarse y de reinventarse en cualquier momento. No lo olvides.

Con tu permiso voy a presentarte a la nadadora australiana Stephanie Rice, triple medallista olímpica en los JJ.OO de Pekín y recordwoman en varias especialidades acuáticas. Llegó a lo más alto del pódium tras años de esfuerzo y entrenamiento duro, dentro y fuera del agua. Después de superar una lesión de hombro en Londres 2012 no pudo repetir los éxitos logrados en la anterior cita olímpica. Decidió entonces tomarse un año sabático y empezó a hacer cosas diferentes al no estar ya involucrada en la alta competición. Entre otras, protagonizó un reality show en la televisión australiana llamado Celebrity Apprentice. Finalmente abandonó la natación y ahora se dedica a propagar pensamiento positivo, comida saludable y consejos deportivos a través de su página web.

Puedes pensar que la vida le ha bajado del pedestal al que se subió en Beijing durante el verano del 2008 y que ya nada será tan especial para ella como antes. Que ya no es una mujer mediática. Que sus hazañas deportivas no llenarán con grandes titulares los periódicos deportivos. Todo esto, al fin y al cabo, carece de importancia. Es parte de una partitura vieja que ya no sonará más. Ahora suena otra porque la música continúa y como la vida es secuencial.

Las charlas que más me han inspirado de TED son aquellas en las cuales el ponente ha hablado de estas personas reales que con su ejemplo han probado que esto es posible. A través de sus ponencias han transmitido mensajes de superación, positivos y sencillos. Sin hacer uso de la grandilocuencia ni las grandes palabras. Únicamente con ejemplos reales y humanos.

Hoy aquí yo he contribuido con alguno. Espero que a partir de ahora pueda compartir con vosotros muchos más.

1 Response

  1. Hoy con 78 años y con 57 años de casado, sigo soñando con una vejez acompañado, donde la mano de ella siga siendo mi guía y la mía su sostén, ahora que me necesita. Hace 48 años, venciendo mi manido Ego machista, por amor a Mari, deje el alcohol, cambiando así mi destino, porque el destino baraja las cartas pero tu las juegas, con esta resolución que tomaba, lo menos que sabia era que estaba firmando mi seguro de vida, pues había enterrado a mi padre con 57 años, a mi hermano Paco con 68, y a mi hermano Carlos con 70, todos con la misma enfermedad, metástasis.
    Por los genes de la familia yo tenia que haber muerto, si hubiera seguido los pasos de ellos, pero gracias a mi voluntad y amor propio lo sigo contando.
    A esta altura de mi vida, aun sigo sin que me hayan mirado la próstata, pues por las revisiones anuales, me encuentro sin novedades.

Leave a Reply