Acompáñanos en la próxima edición de TEDxCibeles

TEDxCibeles Blog

Posts worth spreading
16
Jan

Las puertas del 2013

Comenzamos un año nuevo, y como solemos hacer con todo lo que comienza, estamos emocionados, expectantes… Ponemos todas nuestras expectativas en lo que nos deparará el nuevo año.

El mes de enero es un mes cargado de muchas emociones: navidades, reyes, propósitos de año nuevo, rebajas, cierres contables, cuesta de enero… pero sobre todo es un COMIENZO.

Enero debe su nombre al dios Janus. El nombre original del mes era Ianuarius, que pasó a Janeiro y Janero y de ahí derivó a Enero.  Janus es un dios de la mitología romana que tenía dos cabezas. Podía mirar al mismo tiempo hacia atrás, al pasado, y  hacia delante, al futuro. Es el dios de las puertas, de los comienzos y de los finales. El día 1 de Enero los romanos invocaban al dios Janus. También lo invocaban al comienzo de las guerras. Según los romanos  este dios aseguraba buenos finales.

Se le atribuye también a Janus, el origen de la tradición de los nuevos propósitos de año nuevo, alrededor del 150 A.C. Los romanos comenzaban el año con buenos propósitos, principalmente orientados a hacer el bien a los demás.

puertasEstamos en el principio de algo nuevo y aunque no haya aparentemente ninguna diferencia entre el día 31 de diciembre y el día 1 de enero, es como un símbolo. Cerramos un año, el pasado y ponemos nuestras miradas en el futuro, en el nuevo año. Hacemos nuestros propósitos de año nuevo “año nuevo, vida nueva” Cerramos una puerta y al abrir otra nos damos el permiso para escoger lo que queremos que haya detrás de esa puerta.  En la habitación del 2013 podemos ser como decidamos que queremos ser: delgados, no fumadores, con más equilibrio entre nuestra vida personal y profesional… Pero debemos ser conscientes de que no es fácil habitar en un lugar diferente al que estamos acostumbrados. Lo sabemos porque cuando cerramos la puerta de la habitación del 2011 y entramos en la del 2012, nos costó acostumbrarnos a ese lugar diferente, en algunos casos lo conseguimos,  pero en otros lo que hicimos fue cambiar la habitación deseada y volver a convertirla en lo más parecida a la del año anterior.

A mediados de enero, es probable que ya estemos tentados a abandonar nuestros propósitos, pero piensa: son tus deseos para una nueva vida mejor.  No abandones tus deseos.

Leave a Reply