Acompáñanos en la próxima edición de TEDxCibeles

TEDxCibeles Blog

Posts worth spreading
18
Mar

Crisis u oportunidad

967085_10151407068251426_303789259_oNo voy a repetir aquello que las crisis son en realidad oportunidades. Más bien diré que si sabemos gestionarlas como tales se resuelven con efectos catárticos para quien las protagoniza. Si nos atrevemos a recorrer un trayecto sin seguridades, ni mapas, ni GPS; conseguiremos al final del mismo comprender todos los significados de la palabra de origen griego catarsis.

Porque habremos vivido en nuestras propias carnes una purificación, liberación o transformación interior suscitados por una experiencia vital profunda. Y esto al fin y al cabo es lo importante de las crisis, sean de la naturaleza que sean. El hecho que nos saquen sin solución de continuidad de una zona de confort, donde hemos estado instalados durante demasiado tiempo, y convertirse a la vez en un punto de inflexión para comenzar un nuevo trayecto.

Ser expulsados de una zona de confort nos permite abrir nuevos caminos. Allí es donde uno tiene que buscarse, reinventarse y dar lo mejor de si mismo para cambiar el sentido de lo que le abatía. O de un modo más gráfico conseguir dar la vuelta a la tortilla. No importan las causas sino las consecuencias. Da igual si es porque nos han dado una patada o porque por motu propio hemos decidido cambiar la situación. No son las acciones lo que interesa sino las reacciones ante ellas. En resumen, se trata de nuestras actitudes.

Victor Frankl, neurólogo y psiquiatra austríaco, escribió “Todo puede serle arrebatado a un hombre, menos la última de las libertades humanas: el elegir su actitud en una serie dada de circunstancias”. Frankl que sobrevivió desde 1942 hasta 1945 a varios campos de concentración nazis sabe de lo que habla y puede permitirse también concluir con una cita tan hermosa como la siguiente: “Las ruinas son, a menudo, las que abren las ventanas para ver el cielo”.

Sin embargo, no se trata de un camino fácil. Durante el trayecto se pondrán a prueba tanto nuestra confianza como la voluntad para continuar. Aparte, al no haber carreteras ni autopistas, cada camino tiene que construirse sabiendo que por cada paso atrás existe siempre la posibilidad de dar uno hacia delante.

Caminaremos así sobre una cuerda sin red donde, tras caernos una y otra vez, descubriremos lo que David Sanz aprendió con el Slackline

grap doble

O lo que es lo mismo, las satisfacciones que depara este deporte de equilibrio que se desarrolla sobre una cuerda plana de unos 5 centímetros de ancho. Consta de múltiples modalidades (waterline, longline, highline, rodeoline, yoga slackline…) y es apto para todas las edades, aparte de ser muy recomendable para niños hiperactivos. Sanz, tras mucho entrenamiento y cardenales, descubrió que tras éstos se escondía una recompensa mucho mayor. En la actualidad compite entre los mejores de su disciplina y hasta tal punto este deporte forma parte de su vida que le empujó a crear su proyecto Slacklife al cual se dedica en cuerpo y alma. Como resultado hoy en día Slacklife.org es el blog número 1 de habla hispana en esta materia.

Lo cual demuestra que el camino se hace andando incluso encima de una cuerda. Y con el tiempo se pueden hacer hasta acrobacias. En la vida también.

 

 

 

Leave a Reply